LOS RIESGOS PSICOSOCIALES: EL GRAN OLVIDADO EN LA ACCIÓN PREVENTIVA

LOS RIESGOS PSICOSOCIALES: EL GRAN OLVIDADO EN LA ACCIÓN PREVENTIVA

A propósito de la sentencia Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, de fecha 13 de mayo de 2016.

El tema que se abordará en el presente artículo no es una cuestión nueva para ninguno de los lectores, pero lo cierto es que la influencia de los denominados riesgos psicosociales en el contexto laboral es una de las cuestiones más actuales e interesantes a las que nos enfrentamos en nuestro día a día.

Ello, sin duda, como consecuencia de las resoluciones judiciales dictadas en los últimos meses, cuyos fallos y razonamientos jurídicos han servido para advertir a los operadores jurídicos que postergar los riesgos psicosociales a un segundo plano ya no es suficiente para acreditar el cumplimiento de las obligaciones empresariales en materia de prevención de riesgos laborales.

Resulta imprescindible, por todas, citar la sentencia dictada por el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, de fecha 13 de mayo de 2016, recurso de suplicación número 1215/2016, por la que se estimó la demanda de extinción indemnizada presentada por la trabajadora, pese a descartar el acoso moral alegado, precisamente por la falta de medidas instauradas en la empresa tendentes a prevenir los riesgos psicosociales.

En concreto, el Tribunal consideró -de forma unánime- que la inactividad empresarial, tanto por no prever el riesgo psicosocial como por no actuar ante el problema existente, activan per se las previsiones del artículo 50 del Estatuto de los Trabajadores. Así, determinó que la falta de protección adecuada a la integridad física y psicológica de los trabajadores, de conformidad con lo establecido en el artículo 4.2. d) y 4.2. e) del Estatuto de los Trabajadores en relación directa con el derecho a la protección frente a los riesgos laborales que propugna el artículo 14 de la Ley de Prevención de Riesgos laborales, supone un incumplimiento grave de las obligaciones del empresario y por ende constituye causa justa para que el trabajador pueda solicitar resolución indemnizada de su contrato.

En este sentido, los abogados del área laboral de Chávarri Legal nos hemos enfrentado en los últimos meses a multitud de procedimientos que tenían precisamente como punto común el incumplimiento de las medidas preventivas en relación con los riesgos psicosociales en el puesto de trabajo. De esta forma, más allá de las habituales cuestiones litigiosas relativas a entablar acciones judiciales en materia de acoso laboral, los riesgos psicosociales han dado lugar a nuevos derroteros jurídicos en los que este concreto riesgo profesional se ha convertido en la piedra angular del procedimiento procesal.

Así, se ha ido otorgado de forma paulatina un papel fundamental a la prevención de riesgos laborales a la hora de solicitar la resolución de la relación laboral indemnizada por voluntad del trabajador ex artículo 50.1 c) del Estatuto de los Trabajadores, encontrándonos cada vez más demandas que denuncian el incumplimiento del deber de seguridad en general y en particular lo dispuesto en el artículo 16 de la Ley de Prevención de Riesgos laborales respecto a la falta de evaluación y prevención de los riesgos psicosociales.

Así pues hemos de tomar consciencia de la importancia de cumplir, desde la perspectiva de los riesgos psicosociales, las obligaciones derivadas del deber general de seguridad contemplado en la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, para evitar precisamente las consecuencias de su materialización, como son, entre otros, el estrés, las situaciones de acoso moral, acoso sexual, el síndrome de burnout, o cuadros depresivos.

Así de forma sucinta, una adecuada protección de estos riesgos, como mínimo supondría de acuerdo con las resoluciones estudiadas, acreditar el cumplimiento, de las siguientes cuestiones:

  • Incluir obligatoriamente -de forma seria y detallada- en los planes y evaluaciones de riesgos laborales aquellos factores derivados de los riesgos psicosociales.
  • Además de lo previsto en la Ley, actualizar las políticas de prevención relativas a estos riesgos siempre que concurran determinadas circunstancias (quejas, comentarios entre la plantilla sobre una supuesta situación de acoso) que alerten de la existencia de que las medidas preventivas no son adecuadas.
  • Realizar actuaciones de prevención tendentes a evitar la materialización de este tipo de riesgos como, por ejemplo, incluyendo en los reconocimientos médicos el examen del estado psicológico del trabajador, o realizando de forma periódica encuestas encaminadas a conocer el clima laboral y/o la calidad de la vida en el trabajo.

En consecuencia con lo estudiado, ya no es suficiente abordar los riesgos psicosociales desde un plano meramente formal. Las últimas sentencias dictadas sobre este tema, se desmarcan claramente de los anteriores pronunciamientos judiciales en los que resultaba suficiente para desestimar la demanda que la parte acreditara la inexistencia de una situación de acoso o, en su caso, con aportar las políticas instauradas en la empresa en materia de prevención de riesgos laborales y lucha frente al acoso.

En este sentido, podemos afirmar que la probabilidad de que se declare un incumplimiento en materia de prevención de riesgos laborales, si abordamos esta problemática de manera residual, es ciertamente alto, puesto que la prevención de los riesgos psicosociales requiere formar al trabajador sobre estos factores, evaluar los mismos y establecer medidas de acción preventiva adecuadas para combatir precisamente que los riesgos evaluados se materialicen causando un perjuicio en la salud del empleado.

Así las cosas, resulta muy ilustrativo significar el hecho de que en todas las resoluciones judiciales estudiadas existía un protocolo de actuación frente a situaciones de acoso laboral, absolutamente imprescindible en cualquier caso, y pese a ello, se condenó al empleador al entender que la causa del padecimiento del trabajador fue consecuencia directa de la inexistencia de acción preventiva en materia de riesgos psicosociales.

Por tanto, resulta evidente la necesidad de examinar la situación concreta de cada empresa para analizar si se cumple o no con los estándares marcados por las últimas resoluciones judiciales dictadas y en caso negativo, buscar asesoramiento jurídico para evitar las responsabilidades -incluso penales- derivadas de la producción de un daño como consecuencia del eventual incumplimiento de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales.

Por todo ello, desde Chávarri Legal os animamos a tomar en consideración los riesgos descritos no solo para evitar futuros litigios sino para reducir índices de absentismo y de siniestralidad laboral, principales impedimentos para alcanzar los resultados productivos esperados, poniéndonos a vuestra disposición para analizar la situación individualizada en vuestra empresa y poder proponeros, en su caso, un catálogo de medidas tendentes a garantizar o, al menos, minorar los riesgos en caso de demanda en este sentido.

Andrea Quiñones Rincón

Abogada

Área Laboral