Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones y los no residentes. El debate continúa (II)

Nuevo varapalo del Supremo al exceso de tributación de herederos y donatarios no residentes: la normativa española también discrimina a los extracomunitarios.

En nuestro artículo previo publicado el pasado 20 de diciembre de 2017, recordábamos que la reforma operada por el legislador español en 2014 (Ley 26/2014, de 27 de noviembre), a raíz de la Sentencia del Tribunal de Justicia de la de la Unión Europea (TJUE) de 3 de septiembre de 2014 (asunto C-127/12), podía resultar insuficiente.

La sentencia del Supremo

En efecto, la reciente Sentencia del Tribunal Supremo de 19 de febrero de 2018 (recurso nº 242/2018) ha declarado de manera rotunda que la normativa española sigue vulnerando el principio de libre circulación de capitales al no permitir la aplicación de las bonificaciones autonómicas a los sujetos residentes fuera de la Unión Europea (UE) y del Espacio Económico Europeo (EEE), puesto que dicho principio no sólo aplica a movimientos entre Estados miembros, sino también entre Estados miembros y terceros países.

 

Es más, debe destacarse que el Tribunal Supremo considera que esa vulneración del derecho comunitario tiene la calificación de “suficientemente caracterizada”, es decir, se considera manifiesta y grave, lo que abre la puerta, como en el caso enjuiciado, a la indemnización del contribuyente por responsabilidad patrimonial del Estado incluso respecto de ejercicios prescritos.

El legislador español tendrá que volver a modificar este impuesto más pronto que tarde. Hasta tanto esto se produce, es importante destacar las posibilidades de recuperación de las cantidades pagadas en exceso en aquellas herencias y donaciones con residentes extracomunitarios.

Fernando Jiménez González
Socio
Departamento de Derecho Fiscal