Cuándo y cómo cerrar una investigación criminal contra el criterio de jueces o fiscales

En qué momento y cómo cerrar una investigación criminal contra el criterio de jueces o fiscales tras la reforma del artículo 324 de la LECrim a través de la Ley 41/2015.

Motivos de la reforma de la LECrim

El pasado 2015 el  legislador advirtió que los procedimientos penales se alargaban de forma descontrolada en el tiempo, concretamente en la primera fase o fase de instrucción (que se corresponde con la fase de investigación) y se prolongaban años o incluso décadas.

El transcurso del tiempo provocaba la imposibilidad de práctica de determinadas diligencias de investigación: testigos que fallecían el proceso, testigos o partes que “no recordaban” los hechos por haber transcurrido años desde que sucedieron, dispositivos informáticos que se deterioraban, el fallecimiento del propio reo, prescripciones de delitos, cambios de jueces, etc.

Por evitar estas cuestiones, se publicó la Ley 41/2015, de modificación de la Ley de Enjuiciamiento Criminal para la agilización de la justicia penal y el fortalecimiento de las garantías procesales.

Esta Ley modificó el inoperante artículo 324 de la LECrim que establecía el plazo de un mes para finalizar las instrucciones, por un plazo más realista que marca la nueva redacción, de un máximo de 6 meses para las instrucciones sencillas y de 18 meses para las instrucciones complejas, pudiendo prorrogarse este último por igual plazo a instancia del Ministerio Fiscal y previa audiencia de las partes.

Consecuencias de ampliación del plazo

Así, si los Juzgados quieren excederse de este nuevo plazo ordinario de 6 meses deberán dictar una resolución que acuerde la complejidad de la causa. No obstante, el procedimiento debe

reunir alguno de los requisitos establecidos en el artículo 324 para que proceda la complejidad y la ampliación del plazo ordinario de 6 meses. Y lo que es más importante, es el Fiscal quien debe motivar su solicitud de ampliación.

Además, esta modificación en la LECrim ofrece grandes posibilidades estratégicas, pues tanto la acusación como la defensa pueden solicitar que la causa se declare compleja para alargar el plazo de instrucción, o, dejar que pase el plazo de 6 meses (sin que el Juzgado se pronuncie) y solicitar entonces el sobreseimiento de la causa por falta de indicios, por ejemplo.

La opinión de Chávarri

Nos hemos encontrado una variedad casuística desde la entrada en vigor del nuevo artículo 324:

  • Juzgados que dictan el sobreseimiento de la causa para seguir investigando, a la espera de que llegue una prueba o se subsana algún defecto procesal, conocedores de que el sobreseimiento interrumpe el plazo que otorga la Ley;
  • Juzgados que no decretan la complejidad pero siguen investigando sin importarles los plazos;
  • Juzgados que, a pesar de no existir causa de complejidad, dictan dichos Autos porque no han tenido tiempo material para investigar;
  • O incluso, Juzgados que dictan la resolución de complejidad de forma extemporánea, etc.

Lo cierto es que, las cuestiones antedichas no dejan de ser fraudes de Ley que vulneran los derechos de los ciudadanos. En Chávarri estamos identificando estas infracciones ya sea para solicitar la complejidad de la causa, como para recurrir las resoluciones que la acuerdan […].

Laura Aran Briones
Abogada Asociada
Departamento de Derecho Penal y Compliance