Nuevas oportunidades en la contratación pública para las entidades sin ánimo de lucro

Las últimas modificaciones reordenan las figuras jurídicas disponibles y generan diversas posibilidades en la relación entre la administración y estas instituciones.

“La clave es encontrar el justo equilibrio entre la iniciativa privada sin ánimo de lucro y la administración pública”, en palabras de David López Royo, Vicepresidente y Director Ejecutivo de la Fundación Chávarri por el Bien Común, que hizo énfasis en que el marco jurídico condiciona a este tipo de organizaciones durante la última jornada formativa que organizaron de forma conjunta la Fundación Chávarri por el Bien Común y Bankinter.

El encuentro profundizó sobre el escenario de la relación contractual entre las administraciones públicas y las entidades privadas sin ánimo de lucro, que ha experimentado cambios debido al impacto de la trasposición de la Directiva Comunitaria 24/2014 en la nueva Ley de Contratos del Sector Público.

En este sentido, David López Royo destacó que estas organizaciones –como las instituciones religiosas– realizan proyectos sociales en el ámbito de la sanidad, la educación o la cooperación, entre otros, iniciativas que apoya la Fundación Chávarri por el Bien Común. “La Iglesia tiene un problema ante los cambios políticos y en la administración pública, pero las cosas pueden cambiar”, explicó, señalando que deben activar y sacar partido de las figuras jurídicas a su disposición.

La jornada contó con la participación de Joseba Barroeta, director gerente del Hospital General Universitario Gregorio Marañón de Madrid. El experto se centró en la exposición de principios generales para el desarrollo de modelos de gestión eficientes en el ámbito sanitario. Así, apostó por los consorcios, que son "lo más cercano al modelo cooperativo en la actualidad y el mejor de los existentes en cuanto a eficiencia y participación".

Por otra parte, se llevó a cabo una exposición jurídica de las nuevas oportunidades que ofrece a las instituciones la trasposición de la directiva europea. Entre otras figuras, "el concurso es una propuesta pública que lanza la administración pública cuando tiene que cubrir una necesidad con medios ajenos a ella", explicó Álvaro Iglesias Díaz-Rincón, socio director de las áreas de Procesal y Arbitraje, Mercantil e Inmobiliario de Chávarri Abogados.

Por su parte, "el consorcio consiste en la creación de una entidad mixta, entre entidades privadas asociativas y/o administración, con fines concurrentes de interés publico", comentó Josefina Manchado, abogada del mismo área.

“La innovación, el crecimiento orgánico y la solvencia son las cualidades que nos definen”, señaló en la apertura de la jornada Marta Centeno, directora de mercados y producto de Bankinter. La responsable de la entidad financiera resaltó el compromiso del equipo y su apuesta por la responsabilidad, la prudencia y el servicio al cliente. Además de esto, "la flexibilidad y la escucha son los dos valores fundamentales que nos mueven", aseveró Yolanda Cerrato, directora de banca privada de Bankinter.

Por último, Manuel Fernández Clemente, abogado y secretario de diversas fundaciones, incidió en que "las entidades sin ánimo de lucro deben conocer el nuevo marco jurídico con el que conviven, sobre todo en el ámbito educativo y sociosanitario". Como consecuencia, dos retos principales se ciernen sobre estas organizaciones: la necesidad de conocer una normativa demasiado técnica y compleja, y la dificultad de coordinar distintas legislaciones autonómicas paralelas.

El medio líder en información religiosa en el mundo publica una crónica de la jornada: