Puesta en valor de activos inmobiliarios

Al servicio de la Misión Apostólica

El objetivo de este servicio es ayudar a cada institución a que pueda obtener la rentabilidad más idónea para apoyar el cumplimiento de su Misión apostólica. Una utilización poco eficiente del patrimonio inmobiliario produce un alto coste, deterioro de los activos y pérdidas de oportunidad. La puesta en valor de los activos puede ser una fuente generadora de recursos para la financiación de otros proyectos.

Es un proceso que exige una gran cualificación técnica y que se basa en un estudio detallado del patrimonio inmobiliario de la institución, de las peculiaridades de los inmuebles y las distintas opciones para su puesta en valor considerando las necesidades y aspectos concretos del proyecto de la institución.

Nuestro proceso de trabajo refleja este enfoque integral y se compone de las siguientes fases:

Propuesta: elaboración de diferentes alternativas y propuesta de la solución que consideramos más adecuada. Análisis de los aspectos financieros, urbanísticos y jurídicos, así como de las implicaciones tributarias.

Intervenciones urbanísticas y saneamiento jurídico: Realización de las gestiones urbanísticas necesarias para la puesta en valor de los distintos activos, así como calificaciones, cambios de uso, catalogación, aumentos de edificabilidad, planes parciales, planes especiales y estudios de detalle.

Comercialización: Identificación en el mercado de la oferta más idónea según los objetivos acordados.